Los Elfos y los Ratones

Desde del beso cuántico, comenzaron a ocurrir extraños acontecimientos en la vida de Ratonet y Garrampas. O, al menos, acontecimientos que no habían ocurrido hasta entonces.

Al correr la digitalina por sus venas, empezaron a notar extrañas sensaciones en sus recorridos por el bosque; notaban como si ciertas plantas se comunicasen con ellos.

El ratoncito azul buscó dichas plantas en su ordenador cuántico y resultó que su concentración de digitalina era muy superior a la del resto de las plantas. Por lo que acordaron construir con ellas un pequeño jardín interior en su árbol para tener siempre digitalina disponible por si ocurriera alguna vez un imprevisto.

Pero la sensación más extraña ocurría cuando pasaban cerca de un árbol cuya concentración de digitalina era prácticamente nula y sin embargo aquellas sensaciones eran cada vez más fueres. Así que decidieron montar una discreta guardia sobre aquel árbol para averiguar a qué se podría deber todo aquello.

Imagen vía Pinterest

Y un día, ocurrió. Vieron salir por un agujero camuflado perfectamente en el árbol un ratoncito con unas extrañas orejas puntiagudas; nunca habían visto nada parecido. Tomaron una foto y buscaron y buscaron en el ordenador; pero no encontraron nada parecido.

Después de darle muchas vueltas, acordaron mandar un mensaje al ratón habitante de aquel árbol; aunque no tuvieran mucha idea de cómo podría llegarle. Hicieron varias pruebas y, a los pocos días, recibieron una respuesta encriptada: el extraño ratoncito de orejas puntiagudas se pasaría a visitarles a la hora que les viniera mejor.

Concertaron la cita y esperaron ansiosamente. En el día y hora convenidos, apareció en la entrada del agujero de su árbol. Resultó ser una mezcla de ratón y elfo (de ahí, sus orejas puntiagudas) y les contó el motivo de su extraño proceder: él y sus compañeros del árbol de donde le habían visto salir eran los últimos de su especie que quedaban. La falta de imaginación los estaba haciendo desaparecer.

También les comentó que tenían varios ordenadores parecidos al suyo y que se podrían comunicar a través de ellos… Pero ese será ya otro cuento.

Anuncios

2 comentarios en “Los Elfos y los Ratones

  1. ¡Caramba! Las cosas que le pasan a este ratón… La curiosidad tiene que se descubren miles de cosas.
    Ha quedado muy bien y presentas a un Ratón muy inquieto y curioso.
    Un beso.

    Me gusta

    • Mi querida lunita Qamar

      Un ordenador cuántico da mucho juego. Además, como mi cuántica es imaginada, da mucho más juego todavía. En próximas semanas, aparecerán en este blog los compañeros del ratón-elfo y te van a sorprender sus nombres.

      Besitos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.