La Historia del Tiovivo | Escribir Jugando

El dueño del carrusel de animales fantásticos había muerto.