2

El Cuento en Blanco

Mi musa es una luna azul.

Se dice que el principal problema de un bloguero es la página en blanco.

No olvides que este es un blog de cuentos.

Pero yo tengo una ventaja en este blog porque mi musa es una lunita azul.

Al tener como musa una lunita azul, nunca me quedo en blanco. Bueno, sí me quedo en blanco cuando la veo; pero luego todo fluye cuando estoy ante la página en blanco.

Contrariamente a lo que hacen otras musas, la mía no me musita nada. Se pone a mi lado, a mi vera, para ver lo que escribo. Paradójicamente, su sola presencia hace que las palabras surjan por si solas en el papel… en mi caso, en la pantalla del ordenador.

Cuando no está a mi lado, está allá arriba, en lo alto, y siempre me acompaña en mis viajes por largo y raro que sea el recorrido.

A veces, la lío; pero sus nudos son tan bonitos que me inspiran nuevos cuentos.

Así que, de una forma u otra, siempre me sirve de inspiración haga lo que haga yo y ella.

Sigue leyendo

Anuncios
4

Cuentos a la Luna

Este blog le cuenta a la luna.

Como has podido observar, este blog ha cambiado de subtítulo:

Cuentos a la Luna

Qamar

Como sabes, la luna de este blog se llama Qamar y lleva este precioso blog.

También sabes que una vez se puso malita, pero ya se ha recuperado.

Ahora, además de estar sana como una manzana, quiere ser libre:

  • de leerme o no
  • de publicar o no
  • de comentarme o no

Por eso, verás que algunas veces no aparece en la zona comentarios.

Y aunque a veces la echo de menos, prefiero que se así.

Esto me ha recordado la obra de un bululú que se titulaba El Traje de la Luna.

Sigue leyendo

4

La Lunita Malita

Las lunas también enferman.

Ratoner notaba que su musa, la lunita Qamar, se encontraba cada día peor.

– ¿Qué te pasa, Qamar? -le preguntó un día.

– No lo sé, Ratoner -le contesto-. He ido a visitar al doctor Júpiter y tampoco me encontró nada. Y eso que me tomó la temperatura y me hizo muchas pruebas.

Imagen de la Red

Siguieron charlando para ver si podían dar con el origen de su mal, pero fue en vano. Al acabar la charla, Ratoner se fue muy preocupado aunque no se atrevió a decirle a su lunita que estaba hasta perdiendo su precioso color azul.

Sigue leyendo

2

Los Universos Paralelos

Los blogs del ratón y la luna son dos universos paralelos.

A estas alturas del año, ya te habrás dado cuenta que este blog y el de Caracolas en las nubes somos dos universos paralelos.

Caracolas en las nubes

Compartimos tres personajes:

  • La lunita Qamar
  • La ratita Garrampas
  • El ratoncito cuántico

Del ratoncito cuántico, ya te he hablado bastante; así que me remito a lo ya contado. La lunita Qamar no es que sea cuántica exactamente, pero -como luna que es- puede cambiar en cualquier momento.

La ratita Garrampas es la ternura virtual. No sé si existirá ya una palabra para expresar eso; si no, Qamar y yo la imaginaremos primero y la crearemos después.

Sigue leyendo

2

La Navidad en Isla Imaginada

Lo bueno de la Navidad en Isla Imaginada es que cada cual se la imagina como quiere.

Imagen vía Pinterest

Reconozco que el año 2017 ha sido algo complicado para mí en este blog. Sobre todo, cuando me dí cuenta de que era un ratón cuántico y empecé a montar la oficina imaginada.

Así que lo primero que tengo que hacer cuando publico un cuento es aclararte quién lo está contando. En este cuento, es Ratoner, el ratoncito enamorado de su musa, la lunita Qamar. Puedes seguir las aventuras y desventuras de esta simpática pareja en la colección Luna ratuna.

Qamar también tiene una colección en su blog de cuentos para esta pareja: Las aventuras de Ratón. Allí, soy simplemente Ratón. Ya te dije que esto de ser ratón cuántico es muy complicado.

Sigue leyendo

4

Qamar y Ratoner

Después del cuento del ratón cuántico, el ratoncito estaba sumido en una profunda perplejidad.

Qamar

– Tengo que contarle esto a Qamar para ver qué me dice.

Así que pensó muy fuerte, muy fuerte en ella y apareció en su mente. Entonces, le contó lo ocurrido en el cuento anterior.

– Es algo que te quería contar hace tiempo -le respondió Qamar-. Tenía miedo de que no lo entendieras como parece que ha ocurrido. Pero ya que lo sabes, intentaré explicártelo lo mejor posible.

Empezó a contar: Tú eras un ratoncito bloguero normal. Pero un día me dijiste que querías ser azul como yo. No se me ocurrió otra cosa que llevarte a través de un agujero de ratón a las Galaxias de los Ratones para hacer el cambio.

Sigue leyendo

2

El Ratón Cuántico

Después de la agradable velada azul con Qamar y de los últimos acontecimientos acaecidos en Isla Imaginada, Ratón ya no sabía quién era ni dónde estaba.

Así que pensó en pedirle a Ratonet su ordenador cuántico para ver si encontraba algo sobre su extraordinario caso.

– Con mucho gusto -le respondió Ratonet cuando se lo pidió-. Y si quieres que te eche una mano, cuenta con ella.

– Primero voy a intentarlo yo solo. Y si no consigo aclararme, ya vendré a consultar contigo.

Ratón buscó, buscó y buscó y no encontraba nada. Cuando estaba a punto de devolverle el ordenador a Ratonet, se equivocó de palabra en el buscador y al dar a buscar, en la segunda página, apareció lo siguiente:

Blogs perdidos (solo para ordenadores cuánticos)

Como el ordenador de Ratonet era cuántico, probó esta búsqueda como última oportunidad. Al clicar, apareció otra pantalla totalmente distinta a la del buscador habitual con una clasificación muy extraña. Sus ojos se clavaron instintivamente en la clasificación ratones azules.

Galaxias de los Ratones

Pulsó sobre ella y, según pudo leer, parece ser que los ratones azules provienen de las Galaxias de los Ratones. Son dos galaxias que están en continuo proceso de colisión y fusión. De vez en cuando, dicho proceso produce agujeros de ratón.

Sigue leyendo